<











Contacto ------------

Escribe:.Evans

Luis Robledo
Escultor


Luis ¿en qué momento tú sientes el llamado de la escultura?
En mi entorno familiar había muchos pintores. Tenía un abuelo que pintaba, él fue una de las personas que en un momento determinado me vio trabajando en madera. Yo tenía 16 años, en ese entonces y me dijo, ¿quieres aprender a tallar en madera?. Le dije que no tenía ni idea de qué era escultura. Es a través de él que por primera vez pisé un taller de escultura, el taller de Javier Nievas en Montevideo. Ahí empezó todo.

¿Tú además trabajaste en la escuela nacional?

Hice mis primeras armas en la UTU, ahí fue todo un mundo nuevo, donde encontré muchos escultores, por ejemplo. Conocí al escultor Alberto Lamela, muy importante en la escultura, en la parte monumentaria del Uruguay. Después conocí a Ricobaldi otro gran escultor. Pero ellos también trabajaron para otros escultores, fueron los brazos derechos para la realización de los grandes monumentos que vemos en la ciudad de Montevideo. Son grandes obras de entre 4 y 5 metros de alto.

Una vez salido de la escuela Nacional de Bellas Artes, ¿eso además también te permitió ser docente?


Sí, fue otro descubrimiento. Cuando yo me acerco a la escuela de Bellas Artes, fui para conectarme con el señor Ricobaldi. Él era un gran maestro, no se lo conoce porque ellos no firmaban los monumentos que se hacían aquí en Uruguay, principalmente en Montevideo. Para la preparación de monumentos de 4 y 5 metros de alto, se necesitaba un buen equipo de personas y él era una de las personas contratadas. Se lo contrataba tanto en Uruguay como en Argentina y Brasil. Yo lo fui a conocer especialmente, para trabajar y ponerme a su disposición. Y ahí fue donde también surgieron muchas oportunidades. Y él me hizo una picardía. Yo lo primero que le había dicho, era que tenía cierto temor de estar en público. Le había pedido no dar clases, pero sí apoyarlo en todo lo que él quisiera. Él estaba dando una explicación y me dijo, “Siga usted, porque tengo que retirarme un ratito”. Cuando terminé de hablar, me di cuenta que él se encontraba a mis espaldas. Y ahí descubrí el encanto de la docencia, es un sentimiento, es un gusto muy especial, he tratado de mantenerlo durante muchos años y espero mantenerlo.

¿Montevideo sin duda te ha permitido convivir con un momento de la cultura nacional?

En ese momento en Montevideo se dieron los últimos hitos, o los últimos vientos de lo que era la vieja fundición. Cuando en Uruguay se llamaba a los escultores para hacer monumentos muy grandes. Trabajo donde se precisaba de mucho equipo de personas. Al desaparecer las fundiciones, ahí empezó a mermar lo que es la escultura monumental. En esa época Montevideo tenía una gran fuerza, y llevaba la delantera con respecto a Argentina y a Brasil. Después fueron cambiando las cosas.
Qué fue lo que te motivó a venir a Maldonado?

La primera cosa es que mi padrastro era pintor, él hacía exposiciones en Maldonado todos los veranos y yo lo acompañaba mucho a las clásicas exposiciones de esa estación veraniega. Él era bien recibido y muy querido, yo tenía un grato recuerdo de lo que era Maldonado. Después se dieron las circunstancias, a mi señora que es médica, se le dio la posibilidad de trabajar acá y nos vinimos. Maldonado nos había ofrecido muchísimas cosas, es un lugar precioso para vivir y crear, toda la gente es encantadora. Ha sido un segundo lugar en dónde nos quedamos cariñosamente. Realmente empezamos por hacer una prueba y después nos quedamos maravillados y acá estamos. En Maldonado también tuvimos, a nuestros hijos. Acá hemos hecho la mayor parte de nuestra vida, por lo cual estamos muy contentos y agradecidos.
¿Tú también estás desarrollando la docencia?
Sí, hace mucho tiempo que estamos en eso. Hoy tenemos un grupo muy fuerte. Una de las influencias muy importantes acá en Maldonado, fue la participación del escultor Riva Zucchelli, ahora fallecido. Quien hizo mucha fuerza para introducirnos en la parte de la escultura en piedra, la que era una materia pendiente. Se estudió, se trabajó y hoy tenemos fuerte el taller en la parte de escultura en piedra.

¿Cómo describe su proceso escultórico?

Es un poco complicado, porque tiene varias etapas y varios años e influencias.
Pero últimamente, la fundición en bronce me interesa por su calidad como material, está como es una modalidad totalmente distinta, tiene sus vueltas. El tallado en piedra ha sido muy importante, ya que es prácticamente el mayor porcentaje del material con el que trabajo. Soy un poco de la línea figurativa, pero admiro y aprecio también la escultura abstracta, de hecho estoy haciendo algunas experiencias.Ha sido para mí la piedra un medio de lenguaje muy importante, para yo desarrollarla, en una forma muy amplia.

¿Qué artistas preferidos sientes que han influido en tu carrera?

Siempre me gustó el cuerpo humano, a pesar de que otros lo han cultivado, a mí me sigue cautivando. Yo no hago en una piedra un cuerpo humano totalmente. Si no que hago partes y le dejó la mitad, o dos terceras partes dejando a la libre imaginación del espectador descubrirla. Es un proceso que ha gustado mucho en mi trabajo.
O sea no tomó una piedra para pasar la idea que yo tengo, sino que más bien trabajo en una relación, entre la piedra y la forma, y el pensamiento. Amalgamamos respetando lo que es la piedra y sobre eso vamos sacando y describiendo la forma de lo que ella sugiere.
Es una parte lúdica, es como un juego de ambas partes. No se la toma así nomás, a la piedra le tengo mucho aprecio, se le respeta, incluso hay partes del trabajo en que queda rústico.

¿Con toda seguridad que como todo creador tú debes de tener tus preferencias con respecto a algunos materiales?


Una de las cosas, que me queda pendiente y que quiero volver a retomar, es la fundición en bronce, ya que es muy lindo trabajar con ese material. Hoy, retorné a la parte del fuego, que es la cerámica, o sea que volvemos cada tanto, son como procesos cíclicos, pero no he abandonado ni el mármol ni la piedra como material.
¿Con toda seguridad que como todo creador tú debes de tener
tus preferencias con respecto a algunos materiales?
Una de las cosas, que me queda pendiente y que quiero volver a retomar, es la fundición en bronce, ya que es muy lindo trabajar con ese material. Hoy, retorné a la parte del fuego, que es la cerámica, o sea que volvemos cada tanto, son como procesos cíclicos, pero no he abandonado ni el mármol ni la piedra como material.



Esculturas en Marmol




Contenidos
Galerias de arte
Centros Culturales
Dibujantes Emergentes
Viajes de Interés Cultural
Videos Documentales
Tienda de la Revista
Lugares Históricos
Concursos y becas
Museo Virtual Maldonado
Revista Museo
Museo Torres García 
Radio Museo




lLucia Nieto
Fernando Pirez
Luz Del Alba Rubio




Biografías






Contacto

MAIL: artemvirtual@gmail.com"

Derechosresevadosmuseovirtualmaldonado
Maldonado - Uruguay 2017